Durante los últimos 15 años el número de visitantes extranjeros ha crecido a una tasa promedio superior al 10%, el año 2016 el crecimiento fue de un explosivo 26% y el 2017 por 3era vez consecutiva, Chile ha sido seleccionado como el destino No1 del mundo para la práctica del turismo aventura.

Esto ha causado un impacto crucial en la economía del país, trayendo divisas, mejorando el empleo y posicionando la imagen país en todos los rincones del mundo.   Pareciera ser que todos los chilenos estamos adquiriendo conciencia de que nuestro patrimonio natural y cultural pueden generar riqueza y una economía sustentable en el país.

El turismo realizado responsablemente, a diferencia de otras industrias, cumple naturalmente con los objetivos del desarrollo sostenible que promueve la Organización de Naciones Unidas (ONU),  transformándose así en un instrumento eficaz para alcanzar altos estándares de sustentabilidad económica, ambiental y social.

Me pregunto entonces ¿En qué están pensando nuestros políticos, que no mencionan ni incorporan el turismo en sus programas y estrategias serias de gobierno?

Lo que promueven nuestros gobernantes es como gastar, gastar y gastar más recursos.  Los ofertones en educación, salud, pensiones y bonos varios no son gratis y hay que pagarlos. Para esto la estrategia ha sido en primer lugar subir los impuestos, los que paradójicamente hoy recolectan menos que antes. También hemos usado las utilidades del cobre y fundamentalmente en los últimos años hemos recurrido al crédito, provocando un intimidante crecimiento de nuestra deuda externa.  Me parece que tenemos gobiernos cortoplacistas que miran solo hasta donde le alcanzan las manos durante sus cuatro años de gestión y dejan normalmente el problema de la expansión de la economía a los que vengan más adelante. Como dice el Bombo Fica, sospechosa la cosa.

Enfrentamos entonces un dura realidad donde para pagar el creciente gasto de Chile necesitamos que nuestra economía vuelva a crecer. Todos los indicadores indican que la industria turística avanza a paso firme para transformarse en los próximos años en la segunda en importancia del país.

Porqué entonces el turismo no es un elemento de campañas políticas?

Puede ser por ignorancia, pero pienso que la verdadera razón es que las prioridades están en subsidiar y no en producir. El subsidio rápido y efectivo da votos rápidos y efectivos. El turismo es esencialmente un órgano productivo y sus beneficios son de largo plazo.  No llena los bolsillos del estado,  pero contribuye a que cientos de miles de personas reciban beneficios directos o indirectos y vivan parcial o totalmente del  turismo.

El turismo Chileno necesita una mirada responsable de las autoridades, porque es un agente clave para reducir la pobreza, desarrollar el emprendimiento y apuntar hacia una economía más sana y sostenible en el tiempo.

Necesitamos urgente mejores presupuestos para competir de igual a igual en el contexto internacional, diseñar buenos planes de manejo para nuestras áreas protegidas, desarrollar políticas nacionales para la práctica de un turismo responsable y  crear nuevos programas e incentivos a la inversión en turismo,  especialmente en áreas extremas, las que casi siempre tienen una geografía adecuada y un gran potencial de desarrollo.

Vamos chilenos,  profesionalicemos y formalicemos la economía turística, internacionalicemos nuestros estándares  y elijamos autoridades que nos apoyen con mejor infraestructura, mayor conectividad y en un futuro cercano con un Ministerio del Turismo que organice, promueva y proteja la industria.

JV 22 Nov. 2017