La atención médica en lugares remotos puede demorar desde horas hasta días dependiendo de distintos factores, como las condiciones del terreno, el clima y el aislamiento de la zona. Si bien siempre va a ser mejor “prevenir que curar”, es un error pensar que si se es cuidadoso y preparado, tener un botiquín “está de más”. Los problemas médicos se presentan pese a todas las medidas de seguridad y buena planificación, por lo que es esencial estar preparado y tener a mano un buen kit de primeros auxilios que contenga los elementos necesarios para tratar, transitoria o definitivamente, lesiones y/o enfermedades que puedan presentarse.

En actividades como el senderismo, montañismo y escalada en roca, más de la mitad de los problemas médicos detectados corresponden a lesiones y el resto a enfermedades. Las lesiones traumáticas, particularmente de las extremidades inferiores, son las que requieren atención médica formal más frecuentemente, siendo los esguinces y lesiones musculares las que más se repiten, seguidas por las lesiones de partes blandas (heridas, ampollas y quemaduras). Dentro de las enfermedades, las más recurrentes corresponden a síntomas parecidos al resfrío, trastornos gastrointestinales y enfermedades respiratorias que, en su mayoría, pueden ser solucionados con el conocimiento y entrenamiento necesario en conjunto con un botiquín bien provisto de elementos básicos que permitan manejar estos problemas (variables según la actividad, lugar, antecedentes de los participantes, etc.), sin olvidar que el tamaño y peso de lo que se transporta es relevante cuando se requiere esfuerzo físico, por lo tanto, deben ser elementos livianos y adaptables, que puedan ser utilizados para distintas técnicas de inmovilización, materiales para el manejo inicial del sangrado y heridas, medicamentos básicos para el tratamiento del dolor y algunos de los síntomas más frecuentes.

Definir y adquirir los distintos componentes para armar un buen botiquín, teniendo en cuenta el tamaño, peso, cantidad, calidad y utilidad de cada uno de ellos, puede ser una tarea compleja incluso para los excursionistas más experimentados. Hay que aceptar que no existe el botiquín perfecto y que en muchas oportunidades faltarán o sobraran cosas. En mi opinión, existen excelentes botiquines “comerciales” desarrollados por empresas serias que se hacen cargo de estas necesidades, botiquines diseñados con la asistencia de expertos profesionales de la salud en medicina agreste o militar, tomando en cuenta los estándares de manejo de las distintas lesiones/enfermedades, optimizando los contenidos según la actividad, con materiales duraderos y de marcas reconocidas, incorporando elementos con mucha funciones que permiten disminuir bulto y peso, y organizándolos de manera compresiva para disminuir su volumen. Para personas con mayor o menor experiencia, uno de estos botiquines probablemente termina siendo más económico que adquirir cada una de las piezas por separado, además, siempre existe la posibilidad de agregar o quitar componentes según la experiencia personal, entrenamiento y competencias, de manera de personalizarlos y modificarlos en función de cada actividad. Dejar las decisiones en manos expertas puede ser cómodo, pero no quita la responsabilidad de estar familiarizado con los contenidos del botiquín, su disposición y forma de utilizarlos, ya que como cualquier herramienta, no se puede descansar en el sólo hecho de tenerla consigo, sino que hay que estar preparado para poder hacer uso de manera correcta cuando sea necesario. Los botiquines pueden ayudar a aliviar el dolor, tratar lesiones, etc., pero son el conocimiento y las destrezas las que hacen la diferencia en las situaciones de emergencias médicas realmente serias.

Es importante recordar que no existe ningún botiquín que reemplace el conocimiento y entrenamiento en el manejo las distintas emergencias médicas que se adquieren mediante cursos teórico-prácticos especialmente diseñados con ese fin, y que hoy se encuentran disponibles en distintos niveles dentro del territorio nacional (para más información https://coderemoto.com/leer.php?id=60).

Dr. Nicolás Macchiavelo C.
Director de Programa CODE REMOTO