En esta columna pretendo ampliar algunos comentarios que expuse en la editorial del 17 de mayo 2017 (https://coderemoto.com/2017/05/17/certificaciones-en-medicina-agreste-confusas-y-sin-estandares/) específicamente en lo que respecta al proceso mediante el cual las entidades extranjeras otorgan licencias para impartir sus cursos en nuestro país, a través de empresas o instructores locales.

A continuación, les resumo brevemente cuales son las instituciones que acreditan, el número de centros acreditados por cada una de ellas, los cursos que ofrecen y la forma en que se acreditan dichos centros.

  • ECSI (EMERGENCY CARE AND SAFETY INSTITUTE), USA.

Cursos disponibles en Chile:  -Primeros Auxilios en Lugares Remotos (Wilderness First Aid). A la fecha existen 33      centros educativos afiliados en Chile.

Sólo posee una vía de postulación y es a través de la web. Se solicitan los datos generales y credenciales relacionadas con la experiencia de los postulantes en relación a los cursos que desean impartir. Estos antecedentes son revisados y el postulante recibe la confirmación de rechazo o aceptación de su postulación.

  • ASHI (AMERICAN SAFETY AND HEALTH INSTITUTE), USA.

Cursos disponibles en Chile: Wilderness First Aid, Wilderness Level 1 y 2.

A la fecha existen 6 centros de entrenamiento en Chile (con cursos agrestes).

Posee dos mecanismos para acreditarse como centro formador. El primero, es a través de los cursos de “desarrollo de instructor”  o del curso “desarrollo de entrenador de instructores”, ambos de la ASHI y pensados para personas que puede tomar estos cursos presencialmente en USA. El segundo, es por la vía denominada de la “reciprocidad” o “calificación por credenciales de educación”, proceso online, en que se debe completar un formulario y enviar documentos que respalden las competencias en las áreas compatibles/requeridas. Luego de que éstas son revisadas, se notifica su aceptación o rechazo.

  • NASAR (NATIONAL ASSOCIATION FOR SEARCH AND RESCUE), USA.

Cursos disponibles en Chile: WFA (Widerness first Aid), WAFA (Wilderness advanced first aid), WFR (Wilderness First Responder) y WEMT (Wilderness Emergency Medical Technician)

A la fecha existen 2 centros de entrenamiento en Chile.

Para obtener la posibilidad de dictar sus cursos existen también dos mecanismos. Por la vía presencial, que consta de una primera etapa en que el candidato debe asistir al curso que desea impartir, completar un curso de comunicación efectiva, realizar un chequeo de sus antecedentes y finalmente asistir a un taller de instructores. Esta fórmula está pensada para instructores dentro de USA. La segunda opción   denominada por “política de equivalencia de instructor en medicina agreste” está diseñada para quienes quieren ser instructores en otros países y es 100% online. En que se completa un formulario y se envían documentos que fundamenten la experiencia del aplicante en relación a las materias que quiere impartir. Estos son revisados por NASAR, quienes luego envían su respuesta autorizando o rechazando al postulante.

  • ADVENTUREMED, USA.

Cursos disponibles en Chile: AWLS (Advanced Wilderness Life Support).

A la fecha existe un sólo instructor de sus cursos en Chile.  

Existe un sólo un mecanismo, presencial. Para poder optar a ser instructor líder de sus cursos. El postulante debe acreditar y presentar sus antecedentes detallados relacionados con la experiencia en medicina/primeros auxilios agrestes y docencia en el área. Estos son analizados por una junta y de ser compatibles, en una segunda etapa, el candidato debe demostrar en terreno las competencias, organizando y liderando, un curso frente a un instructor designado por Adventuremed que viaja desde USA para participar en el curso. Posteriormente se realiza un análisis del curso en cuestión, con la información proporcionada por el instructor visitante, y se decide si se acepta o rechaza al postulante para seguir dictando sus cursos.

 

La principal función de la acreditación debiera consistir en garantizarnos un mínimo estándar de calidad.  En ese sentido, el detalle del proceso de acreditación y los requisitos exigidos a las empresas nacionales resulta fundamental para valorar la seriedad y el nivel de certificación. Un sistema de evaluación completo debe solicitar al equipo docente la demostración de sus competencias en un contexto práctico y teórico.

Como vimos, las certificaciones internacionales utilizan distintas vías para acreditar a los centros formadores. La gran mayoría de las empresas acreditadoras han desarrollado un sistema a distancia 100% online y éste se ha transformado en el principal método utilizado en nuestro país. Los requisitos solicitados son poco específicos y no consideran una evaluación en terreno de la enseñanza impartida.

Esto parece una maniobra más bien comercial, que les permite ampliar su base de socios e ingresos, con un mínimo esfuerzo, olvidándose por completo de la evaluación en terreno de los que serán sus futuros profesores. Lo cual puede ser eficiente y relativamente seguro a la hora de certificar “documentos” (títulos, cursos, etc.), pero no permite en absoluto evaluar la enseñanza que se imparte. Generando una inconsistencia e incertidumbre en los aprendizajes esperados tanto de los futuros profesores como de sus potenciales estudiantes. Es importante entonces evitar caer en trampas de marketing y no confiar ciegamente en las “certificaciones” internacionales.

De lo anterior se deprende que juntar acreditaciones, en el fondo, no significa nada en términos de calidad. Mientras éstas no se diferencien en la exigencia de sus barreras de entrada, llenar los certificados de timbres, y la página web de logos, no es más que una simple estrategia comercial, sin valor agregado. Desde el punto de vista práctico, estar acreditado por distintas entidades puede ayudar a las empresas a obtener un abanico de cursos más amplio (con el soporte logístico que implica recibir los manuales, programa, evaluaciones, etc.), pero en términos de demostrar resultados, es decir, calidad de los cursos impartidos, no tiene ninguna relevancia.

Mientras en Chile no exista una normativa específica que defina, regule y fiscalice el mínimo exigible para los cursos en primeros auxilios agrestes (más allá de las exigencias genéricas actuales o las horas de duración), la responsabilidad por informarse y entender las diferencias entre los centros formadores seguirá siendo responsabilidad del interesado en tomar dichos cursos.

Por lo tanto, hay que tomarse el tiempo de averiguar qué significa realmente obtener esa licencia, quiénes imparten los cursos, cuáles son sus currículums, así como su nivel de formación y experiencia tanto en primeros auxilios generales, primeros auxilios y actividades en medios agrestes, además de su formación y experiencia en docencia. Por el momento, depende de cada uno de nosotros ir más allá de los timbres y logos, revisar en profundidad lo que se está ofreciendo, y así tomar una decisión lo más informada posible.

 

Dr. Nicolás Macchiavello Cornejo

Traumatólogo